ARTROSCOPÍA DE CODO

La cirugía artroscópica de codo o artroscopia es una técnica quirúrgica que permite ver directamente en el interior de la articulación, sin necesidad de abrirla, gracias a una diminuta cámara. Esta técnica está recomendada en casos de pérdida de movilidad, debido a un traumatismo o por bloqueo de la articulación (trozos de cartílago libre que se mueven por la articulación, por ejemplo, en casos de artrosis).

 

Para este procedimiento, el médico revisará la articulación del codo introduciendo una pequeña cámara (artroscopio) a través de pequeñas incisiones o cortes en la piel de un centímetro aproximadamente, de ahí que se englobe dentro de las técnicas o cirugías mínimamente invasivas. El artroscopio está conectado a un monitor en el cual el doctor observa toda la articulación para revisar el cartílago, los tendones y los ligamentos del hombro.

 

Al final de la cirugía, se cierran las incisiones con puntos de sutura y se cubren con un apósito (vendaje). La fisioterapia puede ayudar a recobrar el movimiento y fuerza del hombro. El tiempo que dure la terapia depende de la operación realizada. La artroscopia es menos dolorosa y rígida que una operación tradicional, además tiene pocas complicaciones, una hospitalización más corta (si es que se necesita) y con una pronta recuperación.

¿Codo doloroso?

Solicita una revisión

¡Bien! Mensaje recibido