Dr. Carlos Cortés® 2018 - Todos los derechos reservados.

Desarrollado por Ipse Comunicación

Hospital Médica de la Ciudad

Pablo Valdez #719

Col. La Perla, C.P. 44360

Guadalajara, México

Tel. (33) 3883 1080

        (33) 3617 8652

  • White Facebook Icon
  • White YouTube Icon
  • White Instagram Icon

Ced. DGP  1263000 UAG

Ced. Esp.  26805   

Please reload

Entradas recientes

5to Maratón del Hombro y Codo Doloroso

January 10, 2018

1/1
Please reload

Entradas destacadas

¿Por qué recurrir a una segunda opinión?

September 26, 2018

 

El protagonista de la atención médica hoy día es el paciente.

 

La organización de los servicios médicos procura la comodidad de los pacientes. Los médicos toman en cuenta la opinión de los pacientes en su toma de decisiones buscando el bien del paciente,  considerando sus deseos, temores, aspiraciones y aprensiones.

 

El médico no limita y mucho menos suprime la participación del paciente, sino que le concede capacidad, conocimiento, ecuanimidad y objetividad. Hoy día, la ética es secular o laica, más lógica y racional, prospectiva, multidisciplinaria, sistemática, flexible, transparente y global; este cambio en la ética da como producto un reconocimiento pleno a la autonomía del paciente.

 

Con el principio de autonomía se reconoce el derecho de los pacientes a tomar decisiones, aún cuando no sean las mejores desde una perspectiva sanitaria, incluso a negarse a seguir prescripciones de los médicos si no les parecen apropiadas. Por supuesto que el ejercicio de la autonomía supone personas competentes, libres de coacción y con información suficiente.

 

 

 Pacientes más y mejor informados

 

 

Con el reconocimiento del principio de autonomía se fortalece el gran campo de la regulación social, donde el paciente juzga la calidad del médico, demanda y exige, denuncia y reclama. Hoy los médicos tenemos no sólo la responsabilidad del diagnóstico, pronóstico y tratamiento sino de identificar las expectativas del paciente, de modo que si son razonables, ¿por qué no satisfacerlas? Y si son excesivas, acotarlas desde el principio.

 

Debemos identificar qué tan competente es un enfermo, tanto para propósitos de que ejerza su autonomía como para estimar su aptitud para contender con su enfermedad.

 

Estamos obligados a proporcionar información suficiente en términos comprensibles para hacer efectivo el derecho a la autonomía, y a reconocer no sólo las demandas de los pacientes sino sus necesidades. En resumen, los médicos hemos adquirido nuevas responsabilidades, ciertamente no sencillas y muchas inéditas, inscritas en el marco del respeto por las personas como una consecuencia de la reflexión ética.

 

¿Cómo identifica el paciente un doctor con un perfil de excelencia?

 

El desempeño y entrega del doctor hacia sus pacientes lo identificará, pero su compromiso lo diferenciará del resto de las opciones.

 

Los médicos tenemos tres compromisos con los pacientes. Primero: El médico debe cumplir como experto en materia de diagnóstico, otorgando, además los tratamientos más pertinentes y tomando las decisiones que competen a su ejercicio profesional en lo que se refiere a actividades preventivas, de rehabilitación y de salud comunitaria. Segundo, el médico debe entrar en un proceso de capacitación continua y en el tercer compromiso, el médico debe expandir el conocimiento al ejercer funciones de investigación.

 

Pregunte a su médico

 

Cuando el paciente tiene un problema y varias opciones terapéuticas así como doctores; en el caso del primer compromiso, que dará idea de la magnitud de su conocimiento acumulado, trabajo en equipo y manejo multidisciplinario, usted debe preguntar a su médico: ¿Cuántas veces ha realizado este procedimiento en el último año? ¿Con qué porcentaje de éxito? ¿Puedo contactar a sus pacientes para pedir opinión?

 

En el caso del segundo compromiso, se aplica lo dicho por Séneca: “Enseñar es la mejor manera de aprender”. En igualdad de circunstancias, todos los médicos acuden a congresos como alumnos por lo que la pregunta sería: ¿Cuántos colegas suyos ha capacitado en el último año? 

 

En el tercer compromiso. La investigación por la investigación misma resulta inútil, estéril y cara por lo que la pregunta sería:  los resultados de sus últimas investigaciones ¿Dónde los ha aplicado y qué efecto a logrado?

 

Pongamos como ejemplo el caso de un paciente que necesita ser operado de prótesis de hombro.

 

En Estados Unidos se considera experto al cirujano que opera, en un año, a 20 pacientes. Son 360 millones de norteamericanos, de estos, 240 millones tienen acceso a algún tipo de atención  médica. En México, donde somos 120 millones de habitantes, que un cirujano de hombro pueda operar 10 pacientes por año sería un buen número. Refiriéndonos al segundo compromiso, debe al menos capacitar a un colega por año.  En el último compromiso, los resultados de las investigaciones deben aportar innovaciones y cambiar procesos de atención además de haber sido realizadas en instituciones serias.

 

Ahora, si el paciente obtiene esta información de una manera expedita y veraz, entonces tendrá elementos para decidir la mejor opción de su segunda opinión para el problema que lo afecta.  

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Buscar por tags